panelarrow

Valor sindical

Blog de Pepe Álvarez, Secretario General de UGT

blog_stonewall_UGT_130

Un mundo mejor. Un mundo plural, diverso, justo

| 0 comments

Celebramos, este año 2019, dos importantes aniversarios que vale la pena recordar. Por un lado, se cumplen 50 años de las revueltas de Stonewall el mítico pub de Nueva York donde se dio origen la lucha por la dignidad originada en la represión violenta contra las travestis, las afeminadas, lesbianas y trans que se reunían en aquel local y que eran detenidas por la policía y posteriormente apaleadas y encarceladas. El comienzo de la lucha, sin tapujos, por los derechos de lesbianas, gais, bisexuales, trans e intersexuales. Por otra parte, la Unión General de Trabajadores cumple 130 años estando presentes en cada uno de los avances sociales que ha protagonizado España, pero también siendo testigos de los retrocesos e incluso de las etapas más oscuras de nuestra historia reciente.

Como bien sabéis, con motivo de esta celebración, desde el sindicato hemos querido actualizar nuestro Manifiesto Fundacional. Bien es verdad que, ya en 1888, los fundadores abordaron muchos de los temas que hoy en día se sitúan en la primera línea del debate. Pero, aun así, creímos que era necesario actualizarlo, sobre todo, con tres elementos fundamentales.

UGT es un sindicato feminista. El siglo XXI nos exige incorporar esta lucha en el sindicato, y lo hemos hecho desde el convencimiento de que no hay libertad ni dignidad sin respetar el derecho de las mujeres, así como la igualdad de oportunidades y de trato; otro factor fundamental de estos nuevos tiempos es la lucha por el Medio Ambiente. Queremos que UGT sea un sindicato verde, donde el ecologismo y la defensa del planeta formen parte esencial del debate. Si queremos que nuestro planeta sobreviva, debemos formar, concienciar y explicar a todo el mundo que es necesario ser responsables con nuestro entorno, con nuestro planeta y con el medio ambiente; y también, y con mucha responsabilidad, desde UGT hemos dado un paso firme por la diversidad. Entendemos que es nuestro deber promover y contribuir a una sociedad más plural, diversa y respetuosa con las personas, independientemente de su origen, cultura, creencias, orientación o identidad, o cualquier otra circunstancia social o personal. Una sociedad justa y digna debe tratar a todas las personas por igual, y es un trabajo que exige toda nuestra responsabilidad. Tres elementos claves para construir un mundo mejor donde vivir y desarrollarnos como personas.

La lucha LGTBI es, ante todo, la historia de la lucha por los derechos humanos. Ha sido y es una lucha desde la resistencia. Los ugetistas sabemos perfectamente qué es sufrir la persecución y la opresión por nuestras ideas y, mientras las cárceles franquistas se llenaban de sindicalistas, o éramos perseguidos y asesinados por la dictadura, también se detenía y encarcelaba a personas por su orientación sexual, expresión o identidad de género. Tenemos un pasado común y hemos compartido opresión y opresores. Ahora, caminamos de la mano en esta batalla por la justicia social.

A pesar de medio siglo de lucha y de los avances conseguidos en algunos ámbitos, todavía hoy la diversidad sexual, familiar y de género sigue siendo una importante causa de discriminación. En el ámbito internacional, casi la mitad de los países del mundo tienen leyes que criminalizan la diversidad sexual y de género, o encarcelan a las personas por ser lesbianas, gais, bisexuales y trans. Ocho de esos países, imponen condenas a muerte. Existen campos de detención ilegal, cárceles o incluso torturas por mostrar libremente quién eres o a quién amas. En España, las diferentes entidades sociales encargadas de la recogida de datos sobre agresiones contra personas LGTBI cifran en más de seiscientas las ocurridas en 2018, sabiendo que es tan solo la punta del iceberg ya que solo se denuncia un 10% de lo que ocurre. Muchas de estas agresiones suceden en el ámbito laboral, en silencio y sin que nadie intervenga.

En las empresas, las personas LGTBI se hacen invisibles al percibir su entorno laboral como hostil para mostrar su orientación o identidad de género. Tradicionalmente entendida como una cuestión privada, la diversidad de orientaciones e identidades nunca ha formado parte de la agenda social ni empresarial. Ante esta situación de desigualdad, ocultarse supone renunciar. Renunciar a derechos consolidados que otros disfrutan sin ningún tipo de cuestionamiento, como permisos para contraer matrimonio, adopción o acompañamiento a cónyuge a consulta médica u hospitalaria.

Y también debemos denunciar que el mercado laboral se estrecha para las personas LGTBI, que han sufrido la discriminación de forma directa e indirecta a lo largo de toda su vida. De esta manera, en la búsqueda de entornos seguros para desarrollarse profesionalmente, acaban accediendo a empleos en sectores donde la violencia es menos evidente, es decir, en un reducido grupo de ellos. Una estrategia legítima de protección, pero radicalmente injusta. Esta situación es una forma de discriminación estructural que debemos contribuir a erradicar, siendo capaces de generar espacios laborales seguros donde todas las personas sean libres para expresarse.

Nadie merece ser discriminado, agredido, acosado o violentado por ningún motivo. Ni por su orientación sexual o identidad de género, ni por su origen, posición, creencias o ideología. Nadie merece ser discriminado por ninguna circunstancia personal o social. Reconocer que la diversidad sexual, familiar y de género son aspectos que nos definen como personas y nos enriquecen como sociedad. Sobre esta reflexión tenemos que construir un sindicalismo nuevo que tenga a las personas y sus derechos sociales y laborales en el centro de nuestra acción sindical. Y contribuir con todas nuestras fuerzas, a lograr un mundo mejor.

Hoy, debemos celebrar esa lucha que se inició hace ya 50 años. Una lucha que ha contado, cuenta y contará con todo el apoyo de la Unión General de Trabajadores. Solo la unión nos permitirá avanzar hacia un mundo más justo.

Deja un comentario

Required fields are marked *.