panelarrow

Valor sindical

Blog de Pepe Álvarez

industria_blog_pepe_al_UGT

La política industrial es la clave

| 0 comments

Hace más de un año, en la clausura del congreso en el que fui elegido como Secretario General de UGT, destacamos como una prioridad el cambio de modelo productivo y la necesidad de impulsar la reindustrialización de nuestro país. En este tiempo, hemos podido constatar la exigencia de un pacto amplio y la necesaria participación de todas las instituciones y administraciones, comenzando por el propio Gobierno. Es por ello que desde UGT consideramos necesario darle un impulso a este planteamiento.

Hace unos pocos días atrás, la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT, con la colaboración de UGT Castilla y León, celebró unas jornadas en Valladolid y Burgos sobre la Industria. En ellas reunimos a los principales directivos de las más importantes empresas de los diferentes sectores industriales de nuestra economía, a representantes de las administraciones públicas y de la Universidad y otras instituciones. Nuestro objetivo era escuchar sus reflexiones, diagnósticos y propuestas sobre nuestra economía y nuestra industria, y que nos permitan completar nuestras propias conclusiones.

Creo que puedo atreverme a obtener una conclusión común coincidente con la nuestra: es fundamental reindustrializar España. Y voy a trasladar otra de UGT: es indispensable un pacto de Estado por la Industria. Un pacto que supere una legislatura, que sea transversal, que marque el camino independientemente de quien gobierne. Es por eso que vamos a proponer una subcomisión en el Congreso de los Diputados que aborde esta cuestión, que cuente con la opinión de todos los agentes que tengan algo que decir en la materia y que señale la dirección consensuada por la mayoría.

Un pacto sustentado en acuerdos estratégicos, como por ejemplo uno sobre la energía o sobre las infraestructuras.

¿Cuál es la razón por la que hacemos esta apuesta? Pues por una muy sencilla pero a la vez compleja. La economía de España crece, es indudable, pero lo hace de manera desigual y asentada en pilares de barro parecidos a los de antes de la crisis. Bien es verdad que se crea empleo tal y como dice el Gobierno. Sin embargo, estamos hablando de un empleo estacional y precario. Además, y a causa del turismo, que es el motor de nuestra economía, gran parte del empleo que se crea pertenece al sector de la hostelería (como lo demuestran los datos de altas a la Seguridad Social de Mayo publicados por el Ministerio de Empleo). España está sustentando su crecimiento en los mismos cimientos que antes de la crisis, unos pilares que se demostraron débiles y que acabaron derrumbándose.

La situación política y social en países de nuestro entorno y que son nuestra competencia directa, está provocando que España se vea favorecida por el turismo. Sin embargo, debemos dejar claro que España crece llevada por la corriente a favor. El viento de cola nos está permitiendo crecer. Sin embargo, lo hacemos sin saber cuándo dejará de soplar.

Nuevo modelo productivo

Por eso debemos impulsar un cambio en nuestro modelo económico. Y ese nuevo modelo productivo se tiene que sustentar sobre la industria. Para ello es necesaria una política industrial activa, coordinada y consensuada con todos los agentes implicados para que la industria se convierta en el principal motor económico y de generación de empleo de nuestro país. Un motor que dará solidez al crecimiento económico y a los puestos de trabajo estables y con derechos. Una política industrial de Estado, que involucre a todos los ministerios, Comunidades Autónomas, instituciones y agentes sociales y económicos.

Defendemos una política industrial que agrupe tanto medidas horizontales como sectoriales, ya que cada uno de los sectores que componen la actividad industrial presenta sus propias peculiaridades, que hacen que los problemas presenten matices diferentes entre sí y, por tanto, que requieran actuaciones también diferentes.

En nuestro país debemos abordar, definitivamente, un cambio de modelo productivo que tenga, entre otras cosas, actuaciones encaminadas a fomentar y mejorar los niveles de cualificación profesional. Un marco de la formación para el empleo que facilite una adaptación permanente a los cambios del mercado de trabajo.

Otros de los objetivos del nuevo modelo es reorientar la actividad productiva y energética, y apostar por la I+D+I para garantizar un crecimiento económico sostenible y un empleo estable.

Además, no hay que olvidar el sector de la construcción, que seguirá teniendo una significativa importancia en el crecimiento económico, pero al que hay que desproveer de los elementos especulativos que lo han dirigido durante años.

El pacto es “la hoja de ruta

Para ello, es necesario un pacto de Estado que señale una “hoja de ruta” para nuevas políticas, entre ellas la industrial. Un pacto que afectará a varias materias fundamentales para luchar contra los efectos de la crisis y de políticas erróneas acometidas, comenzando por negociación colectiva y la reforma laboral, o las políticas activas de empleo.

Dentro de esa hoja de ruta, hay un objetivo estratégico que debemos alcanzar. En él radica que de una vez por todas asentemos los pilares sobre los que debemos construir nuestra recuperación económica y la creación de empleo. Un acuerdo en materia de política industrial que permita cambiar nuestro modelo productivo y así generar un nuevo modelo de crecimiento económico.

Es una cuestión de modelo económico, patrón del que derivará el modelo social. Se trata de qué modelo de país queremos. Desde UGT queremos un nuevo modelo de país, con más empleo y más derechos. Y para ello creemos que la industria es decisiva.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aceptó nuestro reto de negociar un pacto de estado por la industria. Nuestro país, así como sus ciudadanos y ciudadanas, necesitan un pacto que nos haga más fuertes.

Atendiendo a nuestra petición, la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ya ha anunciado la creación de una subcomisión parlamentaria para promover un gran acuerdo por la industria que nos lleve a una recuperación económica y a la creación de empleo.

Es la hora de dar de una vez este paso y no perdernos en discusiones estériles interminables que no llevan a nada. Quien suba a este barco debe hacerlo para poner todo de su parte.

Deja un comentario

Required fields are marked *.